Mochi de mousse de fresa

Por fin me he decidido. Por fin hago caso a las peticiones de mis amigos, familiares y compañeros de trabajo, y me he animado a hacer mochis, los famosos dulces de origen japonés y en forma de bolaque tan famosos se están haciendo últimamente por aquí. De hecho, el nombre mochi se refiere específicamente a la masa que rodea a estos dulces, ya que esa masa se usa en diferentes platos, incluso salados. Lo que hoy os presento y a lo que comúnmente se llama mochi en realidad se llama daifuku. Y os lo traigo con una mousse de fresa riquísima.

Hace un par de años, cuando fuimos de viaje a Japón a ver a la familia, hicimos un viaje al norte de Japón, a la zona de Iwate, donde consumen muy habitualmente mochi. Fuimos a un restaurante famoso por hacer mochi de forma artesanal. Te los sirven calentitos y te recomiendan que no tardes demasiado en comértelos porque, una vez fríos, la masa se vuelve muy dura. Este método de conseguir la masa consiste en machacar en un mortero enorme y poco a poco, granos de arroz de una variedad especial con alta concentración de almidón, de ahí su “pegajosidad”. Hay que ir machacando sin parar. Por eso una persona no para de subir y bajar con fuerza la pieza para machacar mientras sincronizadamente otra va poniendo granos de arroz en el punto donde ha de caer la pieza. Imaginad la de dedos que han quedado por el camino al preparar mochi así :D Una vez se tiene la masa, se le puede dar la forma que se quiera y elaborar los platos.  Los rellenos típicos de los mochis son de anko, la judía roja japonesa, o fresas, pero hoy en día se hacen helados o mousse de diferentes sabores.

Otra forma de conseguir mochi es con harina de ese arroz glutinoso. Y es la forma que he usado yo. Lo bueno de este método es que, una vez se enfría la masa, no se endurece, y aguanta con buena textura un par de días incluso. Mi marido hubiera querido hacerlo con el mortero, pero yo no quería hacer enfadar a los vecinos.

Me lo he pasado bien haciendo estos daifukus, no solo porque me gusta de vez en cuando hacer la masa yo misma con las manos, sino porque las expresiones en las caras de la gente que prueba por primera vez el mochi son muy divertidas. Mi marido ya lo conocía, pero no mis suegros, que fueron mis primeros conejillos de Indias. Mi suegro fue el más expresivo. Recuerdo que dijo algo así como “joer qué cosa más rara! Qué divertido!” mientras masticaba. Me alegro de que otro producto típico japonés haya tenido éxito entre mis familiares made in Spain.

Anuncios

Un comentario en “Mochi de mousse de fresa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s